viernes, 21 de enero de 2011

La hippie

Por segunda ocasión, en la ruta de autobús que tomo para ir ya sea de mi oficina a mi casa o clases, se sube una mujer, a mi parecer con poco más de 50 años, pelo rubio y suelto, ropa estilo hippie y una guitarra, comienza su introducción anunciándonos que va a cantar unas canciones que espera sean de nuestro agrado.

Una vez terminando su repertorio, nos indica que está dispuesta a recibir la moneda que nos sobre y que estemos gustosos de cooperar y que si no tienen que con una sonrisa le basta.



En esta segunda ocasión que me la encontré decidí darle una moneda de un peso (jojojo que buena persona soy), ya que antes que ella ya unos chavos vestidos de payasos se subieron a dar show y pedir dinero y supuse que no muchas personas le cooperarían.

Cuando paso por la gente, hubo una señora que no le dio dinero, pero la hippie la vio como enojada, y le dijo: "Señora, sonría, porque si no sonríe entristece al mundo con malas energías".

Yo fui la última persona por la que pasó, ya que yo estaba sentado hasta atrás, junto a la puerta de descenso, le di la moneda y ella me dijo que muchas gracias, y antes de bajar me dijo: "hay que sonreír, aunque uno venga cansado y estresado del trabajo, porque esa forma de estar afecta al mundo y lo entristece, por eso hay que sonreír todo el tiempo".

Yo le contesté: "por eso dicen que al mal tiempo buena cara".

Ella afirmó y un segundo despues se abrió la puerta del autobús y ella bajo despidiéndose con un "amor y paz".

Me parece que la ideología de los hippies, es algo chido, así estilo "imagine" de John Lennon, pero la verdad me quedé pensando "que mal que la ñora se quedó atrapada en otra época".

Es que yo opino, que por mucho que a uno le guste un tiempo y un lugar, no debe quedarse estancado en este, el mundo avanza y hay que continuar progresando, evolucionando, etc.

Y no lo digo porque estén mal, pero creo que es mejor que estas sigan cambiando para ser mejores. Quitar las cosas malas o que ya no puedan estar vigentes y tratar de llegar a un punto donde realmente a todo el mundo le agrade.

Bueno, eso opino yo.

sábado, 8 de enero de 2011

Flash informativo

Cosas recientes que me han ocurrido:


  1. Fui a Veracruz y uno de mis pantalones se desgarró de la parte de atras, espero no haya sido mientras lo tenía puesto, por ello ya fui a comprar más que me están comenzando a hacer falta.
  2. En tres roscas de reyes que comí este año, la primera al primer pedazo me salió el muñeco, en la segunda no me salió, pero en la tercera (que eran dos roscas diferentes) comí tres pedazos y en los tres había muñeco.
  3. ...
Creo que nada más son todos, en realidad parece que nada interesante me ha pasado últimamente o tal ves nunca...

=S

domingo, 5 de diciembre de 2010

Tuve otro sueño

Hace un día volví a soñar que estaba durmiendo pero en esta ocasión ocurrieron diferentes hechos en el sueño.

Recuerdo que en mi sueño, me encontraba acostado durmiendo, y que empecé a sentir muchas ganas de ir al baño a hacer pipí, por lo que me levanté de la cama y entre al baño, me coloqué en posición y comencé mi labor.

Pero no hay por qué alarmarse, no hubo accidente alguno, fue en ese justo momento que me desperté y me di cuenta que de verdad tenía ganas de ir al baño.

Pero como tenía frío, no quería levantarme de la cama y todavía faltaba tiempo para que sonara la alarma para levantarme, omití la recomendación de mi sueño de ir al baño y volví a dormirme.

Pero no hay por qué alarmarse, aun así no hubo accidente alguno.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

Sabiduría de taxistas

Me encontraba en el centro, esperando que pasara un taxi, cuando vi que venía uno hice la indicación con mi mano de que requería de sus servicios, es decir, alce mi brazo para que se parara.

Subo al taxi y le indico "hacia el tec", el taxista comienza su marcha pero veo que no inicializa el taxímetro, pero algo me resultaba familiar de esa escena.

Entonces el taxista me voltea a ver y me comenta "a ti ya te he llevado antes, pero no recuerdo dónde".

Lo volteo a ver y recuerdo que era cierto por lo que le contesto "es verdad, fue allá por Galerías, y recuerdo que el taxímetro  no funcionaba desde entonces".

Y el taxista entonces recordó incluso la conversación y me mencionó "así es, ves qué les dije, que no los iba a robar porque algún día los iba a volver a llevar y si los hubiese robado, tú en estos momentos me pedirías que parara el taxi para que bajarte",

Me continúo platicando la recomendación que siempre da a sus compañeros taxistas, "no roben a los clientes, que podrán disfrutar su dinero por una vez, pero para la siguiente los recordarán y ya no se subirán con ustedes" (gran consejo para todos los taxistas y todos los pasajeros estarán de acuerdo conmigo en esto).

Me impresionó la buena memoria del chófer además de que tenía razón me lo volví a encontrar después de dos o tres meses, incluso me quedó debiendo cinco pesos de cambio en esta ocasión, pero si se confirma una vez más su sabiduría entonces confío en que algún día me los regresará.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Aventuras en el camión

Un día regresando de la universidad a mi casa, iba yo en el autobús sentado en el tercer par de asientos del lado del chofer, yo iba del lado de la ventanilla, en los asientos al frente mío iban una señora en cada par de asientos pero sentadas del lado del pasillo.

Unas cinco o seis cuadras antes de que me bajase del camión, una chava subió a este, yo iba viendo hacia el exterior, pero siempre que para y sube gente al autobús yo volteo a ver a las personas por lo menos un momento, en ese momento la chava volteo y vio que la vi, entonces yo retiré la mirada por un momento y cuando ella se comenzó a mover para buscar un asiento, otra vez voltee a verla y vi que me volvió a ver y ella decidió sentarse junto a mí, entonces yo volví mi vista al exterior como estaba haciendo antes y me quede pensando:

- Mta mae, ya me  voy a bajar y viene y se sienta conmigo, no pudo escoger otro lado, eso me pasa por no moverme de la ventanilla.

El caso es que como ya me iba a bajar no quería tener que pedirle permiso a alguien para bajarme, aparte de que generalmente no me gusta que extraños se sienten conmigo, pero ya no me quedó de otra. Entonces el autobús continúo su recorrido y entonces me paré y le dije a la chava ¿me das permiso? y ella se movió hacia un lado y me dejo pasar.

Justo cuando ya estaba parado y me voltee para caminar hacia la puerta trasera del autobús, noté algo que me dejó sorprendido, el autobús estaba completamente vacío de los asientos atrás de mí, es decir, más de la mitad de él.

Eso quiere decir que la chava pudo sentarse en alguno de muchos lugares vacíos, como la gente normal, pero decidió sentarse junto a mí.

Eso me dejo una duda, ¿habrá querido que yo le hablara?